NUESTRA MISIÓN

 Glorificar a Dios y bajo la influencia del Espíritu Santo guiar a cada creyente a una experiencia de relación personal y tranformadora con Cristo, que lo capacite como discípulo para compartir el evangelio Eterno con toda persona.

Nuestra Declaración de Misión define la razón de la existencia de la iglesia, la cual es la proclamación de las buenas noticias de la salvación por medio de Jesucristo, glorificando a Dios como Creador y Sostenedor de la humanidad, brindándole al creyente la posibilidad de una transformación misteriosa pero posible, producida por el poder del Espíritu Santo.

Como un subproducto de la transformación, el creyente se convierte en un discípulo que se regocija en el don gratuito de la Salvación en Cristo y aprende a testificar acerca de su experiencia, por diferentes medios y formas, a todo aquel que se cruza en su camino.